jueves, 15 de noviembre de 2007

Salvador: Despues de 1 año de libre comercio

A un año de que El Salvador ratificara el CAFTA DR se visualizan los impactos negativos

Según los integrantes de la Red de Monitoreo del CAFTA, hasta la fecha no se ha cumplido con nada de lo ofrecido, percibiendose mayores problemas económicos y menor inversión social, y los únicos beneficios son para las empresas transnacionales en el país.
A más de un año que El Salvador ratificó el CAFTA DR, ya se visualizan los impactos negativos en el ámbito económico y social, que ha perjudicado a la población en general.

«Desde antes que se ratificará se auguraron las graves repercusiones que tendría el tratado de libre comercio en la sociedad salvadoreña, por presentarse como una imposición por parte de Estados Unidos, en donde no existió una consulta ciudadana», señaló el representante del MPR-12, Pedro Juan Hernández.
Estas afirmaciones surgen a partir del estudio sobre los resultados preliminares de los impactos económicos y sociales, que realizó la Red de Monitoreo del CAFTA -DR constituida por el Centro de Investigación sobre Inversión y Comercio (CEICOM), la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), la Red Ciudadana frente al Comercio y la Inversión (SINTI TECHAN) y MPR-12.
«Vendieron la idea de que el tratado era la panacea para el desarrollo, que era la solución de todos los problemas del país en donde habría más inversión extranjera, ingreso de productos más baratos y mayores oportunidades de empleos para la población», recordó Hernández.

Hasta la fecha, y según los integrantes de la Red de Monitoreo del CAFTA, no se ha cumplido con nada de lo ofrecido, por el contrario, se perciben mayores problemas económicos y menor inversión social, y los únicos beneficios son para las empresas transnacionales en el país.
«Las estadísticas de 2006 reportan incrementos exorbitantes en importaciones, y paralelo a esto, una disminución en las exportaciones, lo que ocasiona un aumento al déficit fiscal del país», asevero Iván Claros, investigador de CEICOM.
Claros aseguró que se está socavando una dependencia excesiva de los productos importados, y no se le da dinamismo ni importancia a los productos nacionales.

En relación a los precios, la inflación se visualiza como mayor, comparada a los años anteriores, y las familias salvadoreños han percibido el incremento de los productos de la canasta básica y de los servicios en general, dañando el bolsillo de los mismos, esto según el estudio.
José Angel Tolentino, de FUNDE, afirmó que el TLC estableció una serie de cuotas en el primer año de entrada en vigor, en productos como carne, granos básicos, productos lácteos y otros productos.
Todas estas cuotas que El Salvador le concedió a Estados Unidos fueron llenadas por éstos en los primeros siete meses, mientras que los salvadoreños tuvieron dificultades para ejercer el mismo derecho: de introducir sus productos.

“Esto tiene ver con asuntos sanitarios y fitosanitarios, de hecho, hace un mes la agencia exportadora salvadoreña anunciaba 81 embargos de productos agrícolas y agroalimentarios salvadoreños que fueron rechazados al momento de querer ingresar al mercado de los Estados Unidos, por carecer de información de etiquetado, e información al consumidor, porque el manejo había sido inapropiado”, dijo.
El CAFTA es una política económica comercial que no está conectada como una estrategia de inversión social, señalan los integrantes de la Red. www.ecoportal.net
Redacción Diario Co Latino