martes, 9 de marzo de 2010

México: Nada que celebrar en Ciudad Juarez

Marisela Ortiz Rivera
Atención a los distractores que los Gobiernos nos ponen haciéndonos pensar que con regalar una flor o abrir espacios para hablar sobre qué lindo es ser mujer y darnos hipócritas reconocimientos, y que si de verdad existe esa conciencia de equidad, en lugar de reconocer UN DIA a las Mujeres, nos otorguen una vida y un espacio social, familiar y laboral dignos, siendo tratadas con todo el respeto y reconocimiento por lo que hacemos y somos no un día, sino toda la vida.

Las mujeres no necesitamos un día de lindas atenciones y que nos digan que estamos muy guapas, y que otorguen un premio a la mejor del año. Hacer foros y conferencias que nos hacen recordar lo miserable que ha sido la vida para muchas mujeres en el mundo, pero... de las nuestras que? se avade siempre hablar del femincidio. No hay discurso que al menos lo reconozca, porque hacerlo implica responsabilidad al menos de ser congruente y actuar en consecuencia.

Las mujeres de Juárez servimos a nuestra comunidad, a nuestro país, y nos esforzamos preparándonos cada día para hacer mejor nuestra labor, entonces lo único que pretendemos es un trato con equidad. Y que la justicia opere en todas. Por otra parte. para qué celebrar si
las actitudes machistas de nuestros gobiernos y autoridades continuán propiciando la impunidad y han mirado hacia otra parte cuando saben que se sigue asesinado mujeres y aún cientos de jovencitas son levantadas por gente que se sabe quizá protegida, porque hasta ahora no se ha encontrado a ninguna como resultado de una investigación y jamás hemos conocido de quiénes se las llevan. Sabemos para qué, porque sus cuerpos aparecen totalmente deshechos, y sus profundas heridas nos hablan de las horrendas torturas y violaciones tumultuarias que reciben antes de arrebatarles la vida.

Estas actitudes del gobierno han provocado que
los asesinatos de mujeres se incrementen cada vez más, porque hay ausencia de investigaciones efectivas y jamás se castiga a los responsables porque ni siquiera se les busca. Y lo que es peor, hacen creer que las chicas son responsables de sus tragedias porque mantenían relaciones con gente del mundo del narcotráfico, o bien intentan dañar su reputación son acusaciones falsas.

La violencia contra las mujeres por ser mujeres continúa, y basta ver las cifras que atiende CasaAmiga en materia de violencia doméstica, y las otras cifras jamás reconocidas por el gobierno de innumerables mujeres levantadas, violadas, torturadas y asesinadas como ocurre desde los años noventas, y eso sin contar a las cientos de desaparecidas, aquellas que sus familias no tienen ni el consuelo de poder acudir al cementerio a llevarles flores y una oración porque jamás se supo de ellas pero que día con día la esperanza de que esté vivas se extingue.

Las autoridades ya no pueden negar u ocultar que persiste el problema: aún
hay 29 chicas en su mayoría menores de edad de las cuales nada se sabe de ellas; y otra cifra similar el año pasado; y en este año, son más de 30 las chicas buscadas por sus familias. Y de las cifras de mujeres asesinadas ya ni se sabe, pero el año pasado fueron mas de 80 mujeres asesinadas con extrema violencia, y de algo que tampoco se habla, es de las secuelas de estas pérdidas en las familias: daños a la salud física y emocional, un desgaste tremendo en la inútil búsqueda de la justicia, desintegración de la familia y fuertes problemas económicos y sociales, familiares, escolares y de atención a la salud cuando la víctima dejó hijos e hijas.

Pero por fortuna el
Observatorio Nacional del Feminicidio al que pertenecemos lleva un registro no sólo de cada ciudad sino hace también un conteo en aquellas entidades del país donde mayormente se da este terrible fenómeno, y las cifras siguen siendo alarmantes, pues sólo el año pasado fueron 733 mujeres asesinadas en once estados del país.
Ante esto la cuestión es: Qué celebrar? Mejor será que esta jornada la dediquemos a honrar la memoria de las víctimas, y en adelante poner nuestros esfuerzos desde cada una de nuestras posiciones por más humildes que sean, para tratar de terminar con estas condiciones misóginas que han hecho este patrón cultural que ha permitido y tolerado la violencia contra las mujeres en esta comunidad a la que amamos.

Un fuerte abrazo a quienes aman la vida y la defienden como un derecho inalienable, y a mis amigas y compañeras; FELIZ VIDA

2 comentarios:

Sill Scaroni dijo...

Mismo después de la película, protestas en todo el mundo la gente continua haciendo esas cosas terribles pero seguimos resistiendo ...
Saludos.
Gracias !

titus dijo...

Gracias a ti Sill por tus bellas fotos que ofrecemos a los lectores de este blog. Ciao

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...