miércoles, 4 de diciembre de 2013

Colombia: Medellín no es como la pintan

 
“Medellín tiene casas de tortura donde desaparecen gente”, está y otras realidades revela en esta entrevista Fernando Quijano, el hombre que más sabe del bajo mundo de la capital paisa.

Natalia Orozco Pocos conocen con  tanta profundidad el mundo “subterráneo” que se mueve en Medellín, como Fernando Quijano. Hoy director de CORPADES y militante de derechos humanos. Quijano que surgió de la subversión y la clandestinidad, se ha convertido para las bandas criminales y fuerzas ilegales que dominan, la capital Antioqueña, en su enemigo más acérrimo.
Quijano fue guerrillero del EPL, -donde militó junto al supuesto “dueño” de Medellín, alias
Don Berna-. Se desmovilizó y estuvo en la cárcel durante un año, al salir volvió a tomar las armas para integrarse como miliciano de un grupo disidente de la misma guerrilla, regresa a la universidad de la cárcel y permanece allí cuatro años, donde hace relaciones con los delincuentes más pesados de Medellín. Todo lo anterior lo hizo conocedor de los más recónditos lugares de Medellín, desde ollas de bazuco hasta oficinas de cobro. Muy pocos como él para hablar sobre el bandidaje de la capital antioqueña.

Hoy, Fernando Quijano es administrador Público, con estudios en ciencias políticas e inició su carrera en Derecho que por razones de seguridad le tocó dejar. Apasionado por escribir, desde hace 15 años que tomó la decisión de dejar las armas, creo un blog: “me propuse trabajar por presentar la realidad de esta ciudad, ponerle rostro al crimen, a la ilegalidad, al mundo paramilitar y al poderoso universo mafioso que domina esta urbe”, cuenta. En su blog   analisisurbano.com hoy, una referencia obligada para  los periodistas que cubren Medellín, ha denunciado el reciente pacto de los fusiles, ese pacto hecho entre bandas ilegales «con la total connivencia del estado», sentencia.

¿Cómo es eso que usted “dejó las armas”  pero nunca se desmovilizó?
Yo nunca me he desmovilizado por que creo que esa extrema derecha, esos que dicen que somos remedio de nada, les gusta que quienes hicimos la guerra desde la izquierda nos quedemos callados. Quieren desmovilizar el pensamiento, la acción, los principios. Quieren que nos de pena decir quienes somos. No,  yo sigo en la lucha. Sin armas, enfrentando al Estado corrupto, al Estado que sigue vinculado a las armas. Obviamente no al Estado Social de Derecho.

 ¿Cómo logra esta legitimad dentro de la ciudad, teniendo un pasado subversivo y clandestino?
Desde que deje las armas siempre he estado en la palestra pública,  siempre he estado debatiendo los temas, poniendo el dedo en la llaga de los problemas de la ciudad. Recordando que Medellín es una ciudad de verdades a medias y de cortinas de humo. Una ciudad que no quiere reconocer la crisis humanitaria que se vive al interior. Una cosa es el progreso…hay cosas, logros muy bonitos y muy loables. Pero la Medellín que vive la gran  mayoría, es de dolor, es una realidad de exclusión que cuando se conozca en el mundo revelará que aquí se ha asesinado a diestra y siniestra, que se ha despojado, torturado, que se ha desaparecido y donde un sector del Estado está claramente vinculado a la mafia.
¿Cuáles son las 5 realidades silenciadas mas graves de Medellín?
La desaparición forzada. Que implica casas de tortura, donde están desmembrando los cuerpos.

¿Aun hoy?
Hoy más que nunca…. ¿dónde están 320 personas que no aparecen?  177 en este año, casi 400 en el año anterior… y sume y sume…en las escombreras hay aproximadamente 300 cuerpos pero existen miles en otras partes de Medellín. En hornos crematorios clandestinos.

¿Y las otras realidades silenciadas?
La desaparición forzada es una, el desmembramiento de cuerpos es otro, el desplazamiento interurbano, el año pasado nos hablaron de 9700 personas registradas que se desplazaron dentro de Medellín pero la realidad es que la mayoría no denuncia…entonces la pregunta es ¿cuántos son?
Otra realidad silenciada es el fenómeno del control territorial por parte de las llamadas bandas. Hablo de las bandas que hoy hacen parte de la Oficina del Valle del Aburra que antes era la Oficina de Envigado, de los Urabeños que hoy son las Autodefensas Gaitanistas de Colombia y de un grupo urbano mas pequeño que hoy se llaman Los Rastrojos. El 70% del control de la ciudad esta en manos de la ilegalidad…

¿Y la institucionalidad en todo esto?
Una cosa es que la institucionalidad haga presencia en los barrios, en las comunas, en los corregimientos y otra cosa muy distinta es que ellos sean los que gobiernan. Hoy quien gobierna en unas zonas y cogobierna en otras es la ilegalidad.

Si Usted dice la verdad..  ¿por qué cree que tiene tantos enemigos?
Por una sola razón: Porque hablar del cartel de los oficiales duele, hablar del cartel del guante o del cuello blanco en Medellín le duele a mucha gente, hablar de ese sector del poder real de la ciudad vinculado a los sectores de la mafia y el paramilitarismo toca a muchos. Aquí lo legal y lo ilegal han hecho contubernio y cuando uno denuncia que la ilegalidad armada es la pieza fundamental del modelo de seguridad de ciudad, obviamente hace que me gane muchos enemigos

¿Si hay tanta exclusión en Medellín  por qué no se levanta la gente como lo hicieron por ejemplo en Tunja?
Porque donde hay pistolas ilegales en las esquinas la gente se permanece silenciosa. Es por eso que esa ilegalidad si le sirve al modelo de seguridad. En una Medellín con los niveles de inequidad existentes, donde su niñas son vendidas como prostitutas, los niños inducidos a la droga y forzados a la guerra, lo que impera, a causa de la ilegalidad, es el miedo y el silencio.

¿Qué tan cierto es el tema del reclutamiento forzado de menores ?
Creo que es más alto de lo que la gente se imagina. Natalia Springer decía que ha subido un 229%. Pero en Medellín es un tema vedado, no queremos hablar de eso. La institucionalidad habla de 140 bandas, 80 inactivas y 2500 jóvenes en armas.  Pero la realidad es otra: 350 bandas, de 8 a 13 mil hombres en armas donde el 40% son menores de edad. Estamos hablando de un ejército real… ¿para que mentirle a la ciudad

¿Por qué cree que los gobiernos locales no dicen la verdad?
Porque no quieren decir todo, que la gente caiga en la zozobra, en la desesperanza. Pero sobretodo porque aquí el modelo de seguridad esta diseñado para captura y decomiso,  no para desmantelar o desestructurar.

¿Y el tema de la extorsión?
Quisiera que nos contaran si las grandes empresas pagan la vacuna. Aquí no es como se ha creído que vacunan a los pobres. En Medellín pagan los industriales, los comerciantes y el pueblo. Aquí tampoco se quiere decir que una parte del presupuesto de Medellín están en manos de la mafia y los paramilitares. La frase «aquí todos pagan » se está volviendo una realidad.. Como sucede en Bello y en Itagüí.
¿Qué consecuencias le ha traído hacer estas investigaciones y denuncias?
Que muchos me consideran un enemigo de Medellín, un hombre que no ama esta ciudad…..Yo amo mi ciudad, pero no amo esta porquería de urbe. Esta urbe no quiere a sus ciudadanos.

¿Por qué hacer esta apuesta, ponerse en la mira no solo de unos poderes locales que quieren mostrar sólo el Medellín del progreso, sino también de bandas, combos y mafias?
Porque todos los días recibo llamadas de personas que le han desmembrados sus hijos, reclutado sus niñas. De personas que le han desaparecidos sus familiares…..que los han hechos desplazar que han perdido todo…es imposible no hacer nada frente a eso.

¿Tiene Miedo?
Miedo de que esto no cambie…de la muerte no. El año pasado se supo que habían recogido una plata importante para asesinarme, que buscan abrirme procesos y que se viene una campaña mediática. Pero repito: aquí estoy y aquí me quedo. No nos vamos para el exilio, ni nuestros hombres ni nuestras mujeres. Si de aquí nos sacan, nos sacarán muertos.
fuente: las2orillas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...