jueves, 9 de abril de 2015

La guerra paramilitar en América Latina



Franco Vielma  .....En América Latina el historial de acciones abiertas y encubiertas de EEUU es largo. Una de sus variantes más recientes es la desarrollada desde el Plan Colombia, donde por medio del financiamiento al Estado colombiano, se apoyó de manera indirecta el aparataje bélico de las autodenominadas Autodefensas Unidas de Colombia, la más
cruenta organización paramilitar de era reciente en nuestra región. EEUU continua desarrollando estrategias de "recaptura" de su "tradicional área de influencia", si bien pueden emplean los mecanismos de intimidación y chantaje económico, lo cierto es que la estrategia paramilitar no está descartada, pese a ser la región latinoamericana una consolidada zona de paz en el mundo.
Siendo Venezuela un blanco declarado de EEUU, las guarimbas de 2014 y 2015 demostraron ser una actuación cuasi-paramilitar que contó con abierto apoyo estadunidense. De la misma manera en que iniciaron las acciones mercenarias en Libia y Siria, en Venezuela tales actuaciones no prosperaron en el escenario armado, pero tal probabilidad sigue latente y ha sido seriamente denunciada. La consolidación de una guarimba armada, mercenarizada y apoyada logísticamente desde Colombia, sigue siendo una carta que EEUU podría jugar contra la Revolución Bolivariana.
Estudiando las posibilidades de una actuación gringa sobre Venezuela, luego de que Obama la declarara "amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad de EEUU", creando el mismo marco jurídico con que armó a Al-Nusra en Siria y a los mercenarios de Libia, las posibilidades están planteadas más en dirección de asumir una estrategia paramilitar contra Venezuela, que en la de una actuación abierta de las fuerzas regulares gringas, dado que, los consensos políticos en EEUU y en la región latinoamericana y caribeña, inhiben el desarrollo de la guerra abierta.
La actuación paramilitar imperial constituye en esencia una destrucción de los conceptos tradicionales de guerras abiertas, y en consecuencia, de la actuación regular de los estados nación en conflictos. Adquiere consistencia la configuración de un supraestado paramilitar global, que suprime el derecho internacional y da carta verde a la potencia belicista del norte, a actuar, de cualquier manera, en cualquier lugar, en pos de cualquier objetivo concreto. Este es el estado de excepción global.
Texto completo MisionVerdad  Aqui
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...