jueves, 24 de noviembre de 2011

COMO HEZBOLLAH DERROTO A ISRAEL (3/3)

Alastair Crooke - Mark Perry
Durante el final del conflicto Israel-Hezbollah, una encuesta publica en Egipto pregunto a una variada seccion de la ciudadania de aquel pais, que nombrara a los dos lideres politicos que mas admiraban. Un aplastante numero nombro a Hassan Nasrallah. El presidente irani Mahmud Ahmadinejad acabo segundo. La encuesta fue un claro repudio no solo hacia el presidente egipcio Hosni Mubarak, quien" Al final de la guerra, esos tipos estaban corriendo hacia las salidas", dijo un diplomatico estadounidense a finales de agosto.
 hizo publico su punto de vista contra Hezbollah durante el estallido del conflicto, sino tambien contra aquellos lideres sunnitas, incluyendo al rey saudita Abdullah y el rey jordano Abdullah II, quienes criticaron al grupo shi'ita en un abierto intento de alejar al mundo sunnita de su apoyo hacia Iran.

"No se ha escuchado mucho de ellos ahora ultimo, no?" Mubarak y los dos Abdullahs no son los unicos corriendo hacia las salidas - la politica internacional de EEUU en la region, incluso a la luz de su crecientemente arriesgado despliegue en Iraq, esta en ruinas. "Lo que esto significa es que todas las puertas estan cerradas para nosotros, en El Cairo, en Amman, en Arabia Saudita", constato otro diplomatico. "Nuestro acceso ha sido restringido. Nadie nos recibira. Cuando llamamos, nadie responde el telefono".
 
Un talisman para este colapso puede ser visto en el itinerario de la secretaria de estado de EEUU, Condolezza Rice, cuya incapacidad para persuadir al presidente George W Bush de detener la lucha y su frase sobre el conflicto, señalando los "dolores de parto" de un nuevo Medioriente, efectivamente destruyeron su credibilidad.

Los EEUU dejaron claro que intentara recuperar su posicion respaldando un plan de paz israeli-palestino aun por anunciar, pero el continuo estrangulamiento del gobierno democraticamente constituido de la autoridad palestina por parte de EEUU, ha transformado esa promesa en un programa politico aun en pañales. La razon para esto es ahora eminentemente clara. En plena guerra, un funcionario europeo en El Cairo dijo esto sobre los sentimientos que cruzan el medioambiente politico egipcio: "el liderazgo egipcio esta caminando por un lado de la calle", dijo, "y el pueblo egipcio camina justo por el otro".


El catastrofico fracaso de las armas israelies ha reforzado la disputa irani por el liderazgo del mundo islamico en numerosas areas criticas.
Primero, la victoria de Hezbollah ha demostrado que Israel - y cualquier fuerza militar occidental moderna y tecnologicamente sofisticada - puede ser derrotada en combate, si son empleadas las tacticas militares apropiadas y si son sostenidas por un periodo prolongado. Hezbollah ha proporcionado el modelo para derrotar a un ejercito moderno.

Las tacticas son simples: aguantar la primera oleada de una campaña aerea occidental, luego desplegar fuerzas de cohetes apuntando a la infraestructura militar y economica del enemigo, posteriormente aguantar una segunda y mas critica campaña aerea, y entonces prolongar el conflicto por un periodo extenso. En algun punto, como en el caso del ataque israeli contra Hezbollah, el enemigo se vera obligado a comprometer fuerzas terrestres para lograr lo que su fuerza aerea no pudo. Es en esta fase final, y critica, que una fuerza dedicada, bien entrenada y bien liderada puede provocar enorme daño a un moderno establishment militar y derrotarlo.


Segundo, la victoria de Hezbollah ha demostrado a los pueblos del mundo islamico, que la estrategia empleada por los gobiernos arabes y musulmanes aliados de Occidente - una politica de apaciguamiento hacia los intereses de EEUU en la esperanza de ganar substantivas recompensas politicas (reconocimiento de los derechos palestinos, precios justos para los recursos mediorientales, nula interferencia en las politicas politicas regionales, y elecciones justas, libres y abiertas) - no puede y no funcionara.
La victoria de Hezbollah proporciona otro y diferente modelo, el de romper la hegemonia de EEUU y destruir su estatura en la region. De los dos eventos mas recientes en el Medioriente, la invasion de Iraq y la victoria de Hezbollah sobre Israel, esta ultima es lejos la mas importante. Incluso si fuera a la inversa, los grupos anti-Hezbollah, incluyendo aquellos asociados a los movimientos de resistencia revolucionaria sunnita que miran a los shi'itas como apostatas, han sido acallados.


Tercero, la victoria de Hezbollah ha tenido un efecto desastroso sobre los aliados de EEUU en la region. Los oficiales de inteligencia israelies calcularon que Hezbollah podria continuar su guerra por mas de tres meses despues de su final, a mediados de agosto. Los calculos de Hezbollah reflejaron los hallazgos de Israel, con la advertencia que ni los lideres de Hezbollah ni los de Iran podian prefecir que curso seguiria tras una victoria de Hezbollah. Mientras los servicios de inteligencia de Jordania subestimaron cualquier demostracion pro-Hezbollah, los servicios de inteligencia de Egipto estaban luchando por monitorear el creciente desagrado por el bombardeo israeli del Libano.


El abierto respaldo por Hezbollah a traves del mundo arabe (incluyendo, extrañamente, retratos del lider de Hezbollah, Hassan Nasrallah, acarreados en medio de celebraciones cristianas) ha puesto a aquellos regentes arabes mas cercanos a EEUU bajo aviso: una nueva erosion de su estatus podria soltar las riendas del poder sobre sus propias naciones. Parece posible que como resultado, sea muy poco probable que Mubarak y los dos Abdullahs apoyen algun programa que llame por presiones economicas, politicas o militares sobre Iran. Una futura guerra - a lo mejor una campaña militar de EEUU contra los sitios nucleares de Iran - podria no derribar el gobierno en Teheran, sino mas bien derribar los gobiernos de Egipto, Jordania e incluso Arabia Saudita.


En un punto clave durante el enfrentamiento entre Israel y Hezbollah, hacia el final de la guerra, los lideres de partidos islamicos en un numero de paises, se preguntaron si serian capaces de continuar controlando sus movimientos o si, como ellos temian, la accion politica seria cedida a los lideres callejeros y los revolucionarios. La singular nocion, ahora comun en los circulos de inteligencia de EEUU, es que fue Israel (y no Hezbollah) quien, el 10 de agosto, estaba buscando una salida al conflicto.


Cuarto, la victoria de Hezbollah ha debilitado peligrosamente al gobierno israeli. Durante el final de la ultima guerra perdida por Israel, en 1973, el primer ministro Menachem Begin decidio aceptar una propuesta de paz del presidente egipcio Anwar Sadat. La salida fue, en efecto, mas bien modesta - ambos gobiernos eran aliados de EEUU. Ninguna salida como esa tomara lugar en el desenlace de la guerra entre Israel y Hezbollah.


Israel cree que ha perdido sus capacidades disuasivas y que deben ser recuperadas. Algunos funcionarios israelies en Washington ahora confirman que no es un asunto de "si" sino "cuando" Israel ira a la guerra de nuevo. Aunque aun es dificil determinar como Israel lo hara. Para pelear y ganar una guerra contra Hezbollah, Israel necesitara reentrenar y reabastecer a su ejercito. Como EEUU tras la debacle de Vietnam, Israel tendra que reestructurar su liderazgo militar y recontruir su infraestructura de inteligencia. Eso tomara años, no meses.


Puede que Israel optara, en futuras generaciones, por el desarrollo de armas aun mas poderosas contra blancos incluso mayores. Considerando su actuacion en El Libano, el uso de armas aun mayores podrian atraer una incluso mas robusta respuesta. Esto no esta fuera de dudas. Un ataque norteamericano contra instalaciones nucleares iranies podria posiblemente ser respondido por un ataque misilistico irani contra las instalaciones nucleares israelies - y sobre centros poblacionales israelies. Nadie puede predecir como reaccionara Israel a tal ataque, pero es claro que (dada la posicion de Bush en el reciente conflicto) EEUU no hara nada para detenerlo. La "casa de cristal" de la region del Golfo Persico, blanco de misiles iranies, se iria hacia abajo con toda seguridad.


Quinto, la victoria de Hezbollah simboliza el fin de cualquier esperanza de una resolucion del conflicto israeli-palestino, al menos en el corto o mediano plazo. Incluso las figuras israelies normalmente "progresivas" debilitaron su posicion politica con sus estridentes llamados a mas fuerza, mas tropas y mas bombas. En reuniones privadas con sus aliados politicos, el presidente palestinos Mahmoud Abbas, castigo a aquellos que aplaudieron la victoria de Hezbollah, llamandolos "aliados de Hamas" y "enemigos de Israel".
Abbas esta en una posicion aun mas tenue que Mubarak o los dos Abdullahs - el respaldo de su pueblo hacia Hamas continua, asi como su servil acuerdo con George W Bush, quien le dijo en los pasillos durante la reunion del Concejo de Seguridad de la ONU, que el iba a terminar con todos los intentos por formar un gobierno de unidad con sus propios ciudadanos.


Sexto, la victoria de Hezbollah ha tenido la muy desafortunada consecuencia de cegar el liderazgo politico de Israel ante las realidades de su posicion geoestrategica. En plena guerra con El Libano, el primer ministro israeli Ehud Olmert, adopto el lenguaje de Bush sobre la "guerra contra el terrorismo", recordando a su ciudadania que Hezbollah era parte del "eje del mal". Sus aseveraciones han sido reforzadas por Bush, cuyos comentarios durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU, menciono a al-Qaida una vez - y a Hezbollah y Hamas cinco veces cada uno. EEUU e Israel han ahora agrupado a grupos islamicos deseosos de participar en los procesos politicos de sus propias naciones, con aquellos extremistas y salafies dedicados a hacer estallar en llamas la region.


Ni puede ahora Israel contar con sus mas poderosos amigos en EEUU, aquella red de neo-conservadores para quienes Israel es una isla de estabilidad y democracia en la region. El rechazo de estos neo-conservadores por la actuacion de Israel es casi palpable. Con amigos como estos, quien necesita enemigos? Dicho esto, el conflicto israeli en El Libano refleja agudamente a aquellos expertos que ven el conflicto de Israel y Hezbollah como una guerra entre proxys. Nuestro colega Jeff Aronson noto que "si fuera por EEUU, Israel aun estaria peleando", y añadio: "EEUU proseguira la guerra contra el terrorismo hasta la ultima gota de sangre israeli".


La continua debilidad del liderazgo politico israeli y el hecho que niega la profundidad de su derrota, debiera ser una honda preocupacion para EEUU y para cada nacion arabe. Israel ha probado que en tiempos de crisis, puede formar una creativa estrategia diplomatica y maniobrar inteligentemente para recuperar su posicion. Tambien ha probado durante el desenlace de una derrota militar, su capacidad para una auto-critica honesta y transparente. El poderio de Israel ha sido siempre su capacidad para el debate publico, incluso su dicho debate cuestiona la institucion mas sacrosanta - las Fuerzas de Defensa de Israel. En momentos claves en la historia de Israel, la derrota ha llevado a la reflexion y no, como ahora parece probable, a un creciente escalamiento de la ofensiva militar contra Hamas - el hijo bastardo del Medioriente - para demostrar cuan rudo es.


"El hecho que el Medioriente ha sido radicalizado por la victoria de Hezbollah presenta un buen caso para matar mas de ellos" dijo recientemente un funcionario israeli. Ese camino llevara al desastre. A la luz de la incapacidad de EEUU de mover las palancas del cambio en Medioriente, hay esperanza entre algunos en Washington que Olmert mostrara el coraje politico para comenzar el largo proceso de encontrar la paz. Ese proceso sera doloroso, involucrara largas y dificiles discusiones, puede significar un quiebre con el programa de EEUU para la region. Pero EEUU no vive en la region, e Israel si. Aunque conducir un dialogo politico con sus vecinos puede ser doloroso, resultara ser menos doloroso que perder una guerra en El Libano.

Septimo, la posicion de Hezbollah en El Libano ha sido inconmesurablemente fortalecida, asi como la posicion de su mas importante aliado. Durante lo mas duro del conflicto, los cristianos libaneses recibieron a los refugiados de Hezbollah en sus casas. El lider cristiano Michel Aoun apoyo abiertamente la lucha de Hezbollah. Un lider de Hezbollah dijo: "nunca olvidaremos lo que este hombre hizo por nosotros, ni por una entera generacion". La posicion de Aoun es celebrada entre los shi'itas, y su propia posicion politica ha resultado fortalecida.


El liderazgo sunnita, por otro lado, se auto-debilito fatalmente con su postura incierta y su pose de terrateniente ausente para con su propia comunidad. Durante la primera semana de la guerra, las acciones de Hezbollah fueron recibidas con amplio escepticismo. Al final de la guerra, su respaldo era solido y abarcaba todas las secciones politicas y sectarias del Libano. Los lideres sunnitas tienen ahora una opcion: pueden formar un gobierno de unidad con nuevos lideres, que creara un gobierno mas representativo o pueden presentarse para elecciones. No se necesita de un genio politico para entender que opcion Saad Hariri, el lider de la mayoria en el parlamento libanes, tomara.


Octavo, la posicion de Iran en Iraq ha sido significativamente fortalecida. En medio del conflicto en El Libano, el secretario de defensa de EEUU, Donald Rumsfeld, privadamente hizo saber su preocupacion que la ofensiva israeli podria tener consecuencias graves para las FFAA de EEUU en Iraq, que enfrentaba una creciente hostilidad por parte de los lideres politicos y la poblacion shi'itas. La declaracion de Rice que las manifestaciones pro-Hezbollah en Baghdad fueron planificadas por Teheran, revelaron su ignorancia de los hechos politicos mas fundamentales de la region.
Los secretarios de estado y defensa de EEUU fueron simple y llanamente ignorantes que los Sadrs de Baghdad no tenian relacion alguna con los Sadrs del Libano. El primer ministro Nuri al-Maliki no castigaria a Hezbollah y se pondria del lado de Israel durante el conflicto - y en el medio de una visita oficial a Washington - fue visto como chocante por el establishment politico de Washington, incluso a pesar que "Hezbollah en Iraq" es uno de los partidos en la actual coalicion gobernante iraqui.


Se nos ha dicho que ni el Pentagono ni el Departamento de Estado entendieron como la guerra en El Libano podria afectar la posicion de EEUU en Iraq, porque ni el Pentagono ni el Departamento de Estado solicitaron un resumen sobre el problema a los servicios de inteligencia de EEUU. Este pais gasta billones de dolares cada año en sus actividades de recopilacion y analisis de inteligencia. Es dinero botado a la basura.


Noveno, la posicion de Siria ha resultado fortalecida y el programa franco-americano para El Libano ha fracasado. No hay prospecto alguno que El Libano formara un gobierno que sea marcadamente pro-EEUU o anti-Siria. QUe el presidente sirio, Bashar al-Assad, pudiera en medio de la guerra sugerir un arreglo politico con Israel, demuestra su poderio, no su debilidad. Que sacara las conclusiones correctas del confilcto y creyera que el tambien podria exitosamente oponerse a Israel, es tambien posible.


Pero aparte de estas posibilidades, la historia reciente demuestra que aquellos miles de estudiantes y patriotas libaneses que protestaron por el involucramiento de Siria en El LIbano, tras la muerte de Rafiq Hariri, encontraron ironico que ellos encontraran refugio del bombardeo israeli en ciudades de tiendas establecidas por el gobierno sirio. Rice esta en lo correcto en una cosa: la voluntad de Siria para proporcionar refugio a los desplazados libaneses fue un acto de puro cinismo politico - y un que EEUU parece incapaz de replicar. Siria esta ahora confiada de su posicion politica. En una era previa, tal confianza permitio a Israel crear una apertura politica con sus enemigos politicos mas intransigentes.


Decimo, y posiblemente lo mas importante, ahora es claro que un ataque estadounidense contra instalaciones nucleares iranies, encontraria poco respaldo en el mundo islamico. Seria respondido por una respuesta militar que colapsaria los ultimos vestigios del poder politico de EEUU en la region. Lo que se penso estaba "dado" solo unas pocas semanas atras, ha demostrado ser improbable. Iran no sera sometido. Si los EEUU lanzan una campaña militar contra el gobierno de Teheran, es probable que los amigos de EEUU caigan por el camino, los estados arabes del Golfo temblaran de temor, los 138 mil soldados de EEUU en Iraq se convertiran en rehenes de una furiosa poblacion shi'ita, e Iran respondera con un ataque contra Israel. Nos atreveriamos a decir lo obvio - si este ataque ocurre y cuando ocurra, EEUU seran derrotados.


Conclusion
La victoria de Hezbollah en su reciente conflicto con Israel es lejos mas significativo de lo que muchos analistas en EEUU y Europa creen. La victoria de Hezbollah revierte la marea de 1967 - una desastrosa derrota de Egipyo, Siria y Jordania que volco las tablas politicas de la region, emplazando regimenes dedicados a reconstruir su propia politica exterior en funcion al poder de Israel y EEUU. Ese poder ha sido hoy arruinado y revertido, y un nuevo liderazgo esta emergiendo en la region.


La singular leccion del conflicto puede que se pierda en los escalafones superiores de las elites politicas pro-Israel, pro-valores, tipo "luchamos-por-la-civilizacion" de Washington y Londres, pero no se perdio en las calles del Cairo, Amman, Ramallah, Baghdad, Damasco o Teheran. No debiera perderse entre los lideres politicos israelies en Jerusalem. Los ejercitos arabes de 1967 combatieron durante seis dias y fueron derrotados. La milicia de Hezbollah en El Libano combatio durante 34 dias y gano. Vimos esto con nuestros propios ojos cuando mirabamos los cafes del Cairo y Amman, donde simples tenderos, campesinos y obreros observaban los reportes de TV, bebian su te, y silenciosamente contaban para si mismos: "siete", "ocho", "nueve"...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...