domingo, 21 de abril de 2013

COLOMBIA: LA IMPORTANCIA DEL “CONGRESO POR LA PAZ”


Fernando DoradoSe realiza en estos momentos el Congreso por la Paz en la ciudad de
Bogotá (19 al 22 de abril/2013). Fue convocado por calificados movimientos y organizaciones sociales que han participado en los diferentes eventos nacionales y regionales dinamizados por el Congreso de los Pueblos. Cuenta también con la participación de otros procesos, movimientos y organizaciones político-populares que tienen presencia a lo largo y ancho del país. La importancia de este evento – realizado después de la masiva Marcha del 9
de abril – más allá del número de delegados y participantes, está relacionada con la calidad de las conclusiones y los llamados que se hagan desde su seno. Es evidente que las fuerzas democráticas progresistas y revolucionarias de nuestro país requieren de sus aportes sustanciales para entender el momento y unificar posiciones políticas.

Posibles aportes sobre la Paz
De acuerdo a lo que han definido los eventos preparatorios del
Congreso por la Paz realizados en las diferentes regiones y
subregiones en que se desarrolló dicha labor, podemos adelantarnos a
prever algunos aspectos que podrán ser contemplados y aprobados en tan
trascendental evento. Veamos:

-       La Paz es un derecho humano fundamental que debe ser conquistado por
los trabajadores y los pueblos. No es un problema secundario, es de
gran trascendencia.

-       La Paz va más allá del silenciamiento de los fusiles. La salida
negociada del conflicto armado es parte de ese proceso pero la
conquista de la Paz implica transformaciones estructurales de nuestra
sociedad y del Estado.

-       La lucha contra el modelo neoliberal y el sistema capitalista en
auge en Colombia debe estar ligado y en concordancia con la lucha por
la Paz.

-       Los intereses de los actores armados insurgentes en su proceso de
reintegrarse a la lucha política civilista y pacífica no deben
confundirse totalmente con los intereses de las amplias mayorías
populares. La negociación que lleve al fin de conflicto armado sólo
será un paso en la lucha por conquistar la Paz con justicia social.

-       Los resultados y transformaciones que se obtengan en la mesa de
negociaciones de La Habana son insumos en la lucha por la Paz. Lo que
se avance en ellas corresponderá a la correlación de fuerzas alcanzada
en un momento dado pero no pueden confundirse con la totalidad de las
aspiraciones transformadoras de nuestro pueblo.

-       La superación vía dialogada del conflicto armado y la integración de
las fuerzas insurgentes a la lucha política civilista contribuirán
sustancialmente en la creación de mejores condiciones para avanzar en
la lucha por la transformación estructural del país, la derrota del
modelo neoliberal y la construcción de salidas post-capitalistas.

-       La lucha por la Paz es una tarea de gran magnitud que va más allá de
cualquier campaña electoral. La conquista de la Paz no admite cálculos
inmediatistas e intereses mezquinos de carácter electorero.

El Congreso por la Paz y los retos del momento
La realización del Congreso por la Paz después de haberse realizado la
masiva y multitudinaria Marcha por la Paz, la Democracia y la Defensa
de lo Público es un hecho de fundamental importancia. Las conclusiones
que apruebe podrán ser aportes de gran calado para el movimiento
democrático progresista y revolucionario de la Nación colombiana.

El Congreso por la Paz debe recoger el espíritu y la fuerza de la
Marcha. La marcha del 9 de abril mostró el camino de la inclusión de
múltiples y diversas fuerzas sociales y políticas que confluyen
alrededor de apoyar los diálogos de La Habana y de buscar la Paz para
los colombianos. La marcha marcó un quiebre en la opinión pública a
favor de la paz negociada.

El éxito del Congreso por la Paz depende de la claridad que aporten
las conclusiones a la movilización social y la lucha por la Paz. Al
interior de las fuerzas democráticas todavía existen vacíos,
incomprensiones y vacilaciones frente a los diálogos y negociaciones
del gobierno y la insurgencia en La Habana. No se entiende plenamente
su relación con la tarea suprema de conquistar la Paz para los
colombianos, y por ello su clarificación es la tarea política del
momento.

Se trata de colocar en su lugar cada proceso relacionado con la
búsqueda de la Paz. Valorar los avances de la mesa de negociaciones en
su verdadera dimensión. Insistir en que el principal campo de acción
está en el terreno de la movilización popular contra todas las
políticas que desde el gobierno se siguen profundizando contra el
pueblo. Seguramente los aportes del Congreso por la Paz irán en esa
dirección.

Entender que la confluencia parcial y coyuntural que existe entre
importantes fuerzas sociales y políticas de carácter popular con
algunos sectores gubernamentales en torno a sacar adelante las
negociaciones de La Habana (firma de la terminación del conflicto
armado) no significa un respaldo a las políticas neoliberales que
impulsa el gobierno. Es sólo una concurrencia parcial y
circunstancial.

El Congreso por la Paz deberá tener plena conciencia de las fisuras
que existen al interior de las fuerzas del establecimiento oligárquico
en el terreno de la solución al conflicto armado. Comprender que el
gobierno aspira a obtener la desmovilización de la insurgencia  con el
mínimo de concesiones. A la vez entender que éste gobierno debe ser
presionado desde la sociedad civil para que ese paso sea dado con el
máximo de garantías para que las fuerzas insurgentes puedan hacer
política por la vía pacífica y civilista.

A su vez, se trata de concebir las negociaciones de La Habana y la
movilización popular por la Paz como procesos convergentes pero
diferentes. La sociedad movilizada deberá tener la más amplia
autonomía, independencia y auto-determinación y no puede estar
condicionada por los intereses de los actores armados o por las partes
en conflicto armado.

En últimas se trata de hacer aportes para unificar un gran escenario
de luchas democráticas y populares entre las cuales la causa de la Paz
y de la terminación consensuada del conflicto armado está entre las
principales.

Estamos seguros que el Congreso por la Paz hará grandes contribuciones
a la lucha del pueblo colombiano, por la Paz y la justicia social.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...