lunes, 25 de agosto de 2014

Guatemala adversa la Ley Monsanto

Ahora las semillas tendrán código de barras 
 HAROLDO SHETEMUlESE ENGENDRO DE LEY determina la exclusividad de derechos de propiedad intelectual de semillas a empresas que las hayan patentado como propias. Después de que Guatemala suscribiera el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos debía establecer un sistema de protección de productores de variedades vegetales como un derecho de propiedad intelectual. Sin embargo, varios países lo han rechazado y otros como Costa Rica lo
aprobaron, pero dentro del cuerpo legislativo dejaron plasmado el derecho de los campesinos a semillas sin restricciones.
 
EN EL CASO GUATEMALTECO la situación es patética. Los partidos Patriota y Líder utilizaron esa ley como parapeto para lograr la ampliación del presupuesto para el Ministerio de Comunicaciones. Los padres de la Patria ni siquiera se tomaron la molestia de leer la iniciativa de ley y levantaron la mano para aprobar esa monstruosidad jurídica sin saber qué aprobaban. Pero lo que más llama la atención es el mutismo del antiguo activista de Greenpeace Elmer López, quien ahora es ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentación. Ese funcionario estaba obligado a conocer  el significado de esa normativa y bien pudo alertar sobre el peligro que entrañaba. Sin embargo, prefirió guardar un silencio cómplice.

SEGÚN LA ALIANZA Nacional para la Protección de la Biodiversidad, esa ley es inconstitucional porque viola el derecho de los pueblos a la agricultura, ya que concede patentes que pueden apropiarse del patrimonio genético tangible e intangible del país. Si esa norma sigue vigente, los campesinos podrían incurrir en delito si utilizan semillas patentadas por otros y que hayan llegado a su terreno por el viento, agua o animales. 


A partir de ahora, las semillas tendrán código de barras y el derecho de apropiación se extendería no solo a la siembra sino que al producto final, o sea los granos y demás alimentos cultivados. Además, permite el ingreso de semillas transgénicas (modificadas genéticamente en laboratorio) que contaminarán y extinguirán especies nativas, como el maíz. Es momento, pues, de que los diputados den marcha atrás a esa barrabasada que permite la privatización de las semillas y criminalizaría a pequeños y medianos agricultores.

fuente:Prensa libre  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...