lunes, 14 de diciembre de 2009

Chile: El magnate derechista Piñera triunfa, pero habrá segunda vuelta

Enrique Gutiérrez www.surysur.net
Como lo anticiparon los sondeos de opinión días antes, el derechista Sebastián Piñera obtuvo hoy tres millones 98 mil 416 votos (44.02 por ciento) en las elecciones presidenciales de Chile, pero este empresario con inversiones en los sectores aeronáutico, mediático y futbolístico tendrá que medirse en segunda vuelta el 17 de enero con Eduardo Frei Ruiz-Tagle, democristiano que consiguió dos millones 30 mil 836 sufragios (29.62 por ciento) y se verá obligado a forjar una alianza de centro-izquierda si pretende detener el retorno de los conservadores después de 51 años de su última victoria electoral por la presidencia.

Sin sorpresas en el Congreso
En el terreno legislativo tampoco hubo resultados sorpresivos, toda vez que los partidos de la Concertación Democrática –democristianos y socialistas– abrieron desde hace tiempo el camino para integrar al Partido Comunista en alianzas para ocupar dos de las 120 curules en la Cámara de Diputados, mientras en el Senado se confirmaron los pronósticos de las encuestadoras, según las cuales los socialistas sólo ganarían tres de los cuatro escaños que buscaron, de un total de 38 que componen la cámara alta.

Cuando habían sido contabilizado cuatro millones 249 mil 658 votos (98.32 por ciento), el Ministerio del Interior informó que el candidato independiente de izquierda, Marco Enríquez-Ominami, se quedó con un millón 319 mil 219 votos (20.12 por ciento), tres puntos porcentuales más de los previstos en las encuestas.

Con 425 mil 879 boletas (6.21 por ciento) se ubicó en cuarto lugar el ex ministro de la coalición gobernante Jorge Arrate, político ligado al gobierno del presidente Salvador Allende, depuesto en un golpe de Estado en septiembre de 1973 por Augusto Pinochet, quien encabezó una dictadura que terminó en 1990. Ésta es la quinta ocasión que los chilenos eligen a su presidente en las urnas, después de aquellos hechos.

La victoria de Piñera, conocido también como el Berlusconi chileno, cuya fortuna es calculada por la revista estadunidense Forbes en mil millones de dólares, fue reconocida esta noche por los tres candidatos.
"Éste es el triunfo del cambio", dijo Piñera tras reconocer los resultados que desataron la euforia de sus seguidores, puesto que la diferencia, que al principio del recuento era de alrededor de 800 mil votos, se ensanchó a un millón hacia el final del escrutinio.
Sin referirse directamente a las estrategias de la segunda vuelta, que deberá realizarse al no superar el 50 por ciento más uno de los votos, Piñera coqueteó con la posibilidad de que Enríquez-Ominami no se sume a la alianza que debe forjar Frei.

El magnate aprovechó algunas declaraciones del aspirante independiente –hijo de un asesinado guerrillero del Movimiento de Izquierda Revolucionaria durante la dictadura de Augusto Pinochet, pero igualmente vinculado a familias tradicionalmente conservadoras de Chile–, al afirmar que "siempre le he reconocido a Marco su gran vitalidad y comparto con él la visión de que la Concertación está agotada, tiene fatiga material".

En su alocución de la noche, Enríquez-Ominami dijo a sus seguidores que no endosará la candidatura de ninguno de los dos punteros "porque son pasado", lo que podría dejar en desventaja a Frei en la segunda ronda. Esto acabaría con 17 años de gobiernos de la

Concertación.
"Es imposible que abuse de la confianza que me han dado. No tengo ninguna posibilidad, porque me nace del alma, de llamar a endosar votos a otro candidato", dijo Enríquez-Ominami.
"La vieja política está esperando señales que no va a recibir. Chile deberá elegir el 17 de enero entre dos proyectos que son más del ayer que del mañana, que son mucho más pasado que futuro. Ellos no son el cambio, ellos no son el futuro. Frei y Piñera se parecen demasiado", aseveró.

El democristiano, hijo del ex presidente Eduardo Frei Montalva, quien gobernó en la década de los 60, cuenta ya con el apoyo de Arrate, quien desde los días anteriores a la elección presidencial había propuesto una alianza de fuerzas de izquierda para detener el retorno de la derecha.


Cile: Vince l'imprenditore Piñera 44,02%

T.P.
Piñera, rappresentante della destra moderata ha ottenuto il 44,02% dei voti, pertanto è necessario un secondo turno per conoscere chi succederà alla Bachelet nella presidenza del Cile. Eduardo Frei, che governò negli anni '60, candidato della Concertación (centristi e socialisti) ha ottenuto -come prevedevano i sondaggi- appena il 29,6% dei voti.

Jorge Arriate, un uomo che vanta legami con Salvador Allende, ha ottenuto il 6,2% alla testa di una coalizione di sinistra.

La sorpresa è venuta da Enríquez-Ominami, figlio di un guerrigliero del MIR ucciso dagli sgherri di Pinochet, ha ottenuto un lusinghiero 20%, con una lista che si presenta come sinistra indipendente. Ominami ha già espresso che nel ballotage di fine gennaio, non girerà i suoi voti nè alla destra nè al democristiano Frei. Invece, J. Arriate si schiera con Frei.

Per arrivare alla presidenza diventano indispensabili i voti di Ominami, lui ne è consapevole, sa che è determinante e si appresta a giocare la sua partita nello scacchiere cileno, dove il bipartitismo creato da Pinochet mostra alcune crepe. Così pure una situazione bloccata di "eterna transizione": 17 anni di dittatura e 17 di democrazia autoritaria, dove le differenti opzioni politiche e i candidati sembrano troppo identiche.

Il Cile continua a viaggiare sui binari del neoliberismo, che può essere più accelarato o più moderato.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...