miércoles, 25 de agosto de 2010

Brasil:Los Sin Tierra, entrevista con Stedile (3/3)

Nilton Viana

Brasil de Fato - Un grupo de destacados investigadores y jueces que la sociedad brasileña ha sufrido una transformación, y los sindicatos y los partidos políticos no son suficientes para organizar al pueblo brasileño, sobre todo con el aumento de la informalidad. Por eso, sería necesario construir nuevas herramientas para la lucha política. ¿Cómo evalúa los retos de organización de la clase obrera?

Stedile - Las formas de organización de clase en los partidos políticos, sindicatos y asociaciones de vecinos han sido desarrollados por la clase, como respuestas al desarrollo de la explotación por el capitalismo industrial desde la época de Marx hasta nuestros días. Creo que el problema no es acostumbrarse a través del análisis o no, a la basura y pensar en nuevos instrumentos.

Cada período histórico tiene sus propias formas de organización, sus formas de lucha de masas y produce sus propios líderes. Estamos viviendo un período de derrota política e ideológica que llevó a la crisis ideológica y de organización en la clase. Un período de reflujo del movimiento de masas. Pero eso es parte de un período de una ola. Pronto entran nuevos períodos. Creo que la clave no es discutir la forma, pero tratar de organizar todas las maneras posibles todos los sectores de la clase obrera. Y por supuesto que la forma de asociación o partido es no poder llegar a los jóvenes en los países pobres, la clase trabajadora de los suburbios. Y tenemos que encontrar nuevos métodos y nuevas formas.

Las formas pueden tener otros sellos, otros apodos, pero lo principal es que la clase debe organizarse en términos de los derechos económicos, empresariales, para hacer frente a sus necesidades y problemas inmediatos, y debe tener una organización política para luchar contra los proyectos para la sociedad. Y sólo nos va a resolver los problemas de organización de organización. La práctica es el mejor consejo de la gran tesis que, en este caso.

Brasil de Fato - Dentro de un modelo que tiene la hegemonía de los bancos y el capital financiero, con el debilitamiento de la industria, basada en el consumo de masas, ¿cuáles son las perspectivas para el futuro de la juventud?

Stedile - Los jóvenes pobres, la clase obrera urbana no tiene cabida en este modelo de dominación del capital financiero e internacionalizado. Ni los países llamados ricos, como en Europa, donde el desempleo es de aproximadamente 40% de los jóvenes. El futuro de la juventud es justamente la de desarrollar una conciencia de cómo la clase obrera. Si usted acaba de obtener el parecer tan joven y sin oportunidades, que no encontrará las respuestas, vas a envejecer sin respuestas. Tenemos que desarrollar la conciencia de clase, y los motivan a movilizar, pelear.

Y como de las fábricas están fuera de la escuela, tenemos que desarrollar nuevas formas de trabajo político con la ayuda de los jóvenes a discutir, a tomar forma, para descubrir que el futuro es ahora. Espero que existe una enorme masa de trabajadores jóvenes urbanos que no dice nada. O alienados, engañados. Algunos intentan entrar en el mercado de consumo, como la felicidad general. Pronto se dan cuenta que deben tener una actitud, una participación activa en la sociedad.

Brasil de Fato - El MST ha venido realizando la valoración de que la reforma agraria no ha progresado durante el gobierno de Lula. ¿Por qué?

Stedile - Usted necesita tener conceptos claros y el significado de la reforma agraria. La reforma agraria es una política pública, desarrollada por el Estado para democratizar la propiedad de la tierra y garantizar el acceso a todos los agricultores que quieren trabajar la tierra. Desde el punto de vista histórico, llegó en una alianza de la burguesía industrial en el poder con los campesinos que necesitan tierras para salir de la explotación de los terratenientes. Y la reforma así, la mayoría de las sociedades modernas ha hecho de la tierra desde el siglo 19 y durante todo el siglo 20.

Luego tuvimos la reforma agraria popular y socialista, que fueron hechas por gobiernos populares o revolucionarios, en medio de otros cambios sociales. Aquí en Brasil, nunca han tenido la reforma agraria. La burguesía brasileña nunca quiso democratizar la propiedad de la tierra. Ella ha preferido mantener la alianza con los terratenientes para seguir exportando materias primas (y luego se usarían los dólares de las exportaciones para financiar la importación de maquinaria) y especialmente preferida para conducir a los campesinos a la ciudad para crear un ejército industrial de reserva amplio, que mantuvo a lo largo del siglo 20 salarios más bajos industrial de todas las economías industriales del mundo.

Y los campesinos brasileños nunca fueron las fuerzas, solos o en alianza con los trabajadores de la ciudad, para imponer una reforma agraria de los terratenientes. Nos acercamos a este en 1964. Y hemos tenido un infierno de un programa de reforma agraria, en alianza con el gobierno de Goulart. La respuesta de la burguesía se alió con el Imperio e imponer la dictadura militar de la clase. Las políticas gubernamentales en Brasil y el gobierno de Lula son los asentamientos rurales. Es decir, aquí y allá, por la fuerza de la presión campesina, algunas fincas expropiadas para aliviar los problemas sociales.

Pero esto no es una reforma. Tanto el censo del IBGE de 2006, muestra que ahora la concentración de la propiedad de la tierra es mayor que en el censo de 1920, cuando recién salió de la esclavitud. E gobierno de Lula no tenía espacio para discutir un proceso de reforma agraria genuina, y no había fuerza de masas para presionar al gobierno y la sociedad. Por lo tanto, la política de asentamientos actual es insuficiente, por una parte, sino que refleja la correlación de fuerzas políticas que están en la sociedad. Lamentamos sólo que algunas fuerzas dentro del gobierno se llamen a engaño, hacer propaganda o pensar que esta política de asentamientos - insuficientes - era la reforma agraria.

Brasil de Fato - Algunos estudiosos y sectores sociales, incluso en la izquierda, que pasó un tiempo la evaluación de la reforma agraria en Brasil. ¿Cuál es el papel de la reforma agraria dentro de la actual fase de desarrollo?

Stedile - Es cierto que también dicen eso. No hay espacio para una reforma agraria clásica, que sólo trató de distribuir tierras a los campesinos y los que producen con sus propias fuerzas y la familia para el mercado interno. Este modelo era viable en la cima y al desarrollo nacional y el capitalismo industrial. Pero no es factible debido a que el MST desdeña, sino porque las fuerzas políticas y sociales que ya no podía estar interesado. Si se produjo un vuelco en las clases que dominan el Brasil, y un nuevo proyecto para el desarrollo nacional e industrial entró en la agenda política, entonces la reforma agraria clásica se llevaría a cabo. Pero esto no es lo que se dibuja.

Entonces, ¿cuál es la alternativa ahora? Es la lucha por un nuevo tipo de reforma agraria. La reforma agraria que llamamos popular. Que el movimiento de los pequeños productores campesinos han denominado Plan, Contag y la granja Fetraf llaman a su familia.

¿Son diferentes etiquetas de contenido similar. Es decir, tenemos que reorganizar el modelo de producción agrícola en el país. Queremos usar nuestra naturaleza a la agricultura diversificada, el establecimiento de personas en las zonas rurales con mejores condiciones de vida, eliminando el latifundio (a no ser muchos, justo por encima de las 1.500 hectáreas), la adopción de técnicas de producción de la agroecología, respetuoso con el medio ambiente y, sobre todo, la producción de alimentos sanos para el mercado interno. Nuestra propuesta popular de reforma agraria, sin embargo, depende de un nuevo modelo de desarrollo, que tiene la distribución del ingreso, la soberanía nacional, rompiendo con el predominio del capital extranjero en la agricultura y la naturaleza.

Brasil e Fato - ¿Cómo la reforma agraria puede beneficiar a la sociedad en su conjunto, especialmente la población de las ciudades?

Stedile - La reforma agraria y la creación del hombre en el campo son la clave para reducir el desempleo en la ciudad y elevar los niveles de salario mínimo y salario medio. La burguesía sólo pagan salarios bajos y aumenta el número de empleados domésticos, porque cada día miles de nuevos trabajadores llegan ofreciendo a ser explorado. La reforma agraria es la única que puede producir sin venenos. La propiedad la gran agroindustria sólo puede producir veneno, y este veneno entra en el estómago de todos nosotros. En la última cosecha fue de mil millones de galones de venenos, 6 litros por persona, 150 litros por hectárea. Una vergüenza. Un ataque.

La reforma agraria para ayudar a resolver el problema de la vivienda y las ciudades. También reequilibrar el medio ambiente y por lo tanto tendrán menos a los cambios climáticos que están afectando ahora, con mayor fuerza, las ciudades. Mira lo que pasó en el noreste. Un día, 13 ciudades fueron arrasadas por las lluvias torrenciales. Ni la lluvia fue la culpable, pero el monocultivo de la caña de azúcar que han alterado el equilibrio y empujó a la gente a la orilla del río. Pero eso sólo el general Nelson Jobim vio y tuvo la valentía de decir. El Globo buscaba encubrir en voz baja. Ninguna esfera de la reforma agraria en Pernambuco y Alagoas fue golpeado, ¿por qué? Y nuestros asentamientos fueron los primeros, antes que el gobierno, para dar cobijo a los sin techo.

Brasil de Fato - ¿Por qué la Vía Campesina y el MST ha estado llevando a cabo protestas contra las grandes empresas agrícolas? Las ocupaciones de tierras no son suficientemente conscientes o han dejado de servir a la lucha por la reforma agraria?

Stedile - Como he dicho antes, ahora ya no es sólo los pobres sin tierra y los terratenientes. Ahora es un conflicto como un modelo para la producción y uso de los bienes de la naturaleza. Por un lado, la agroindustria, que es la alianza entre los terratenientes y el capital financiero - ver que en una producción de 112 mil millones dólares, los bancos presentado 100 mil millones dólares para que pudieran producir - las empresas transnacionales que controlan la producción de insumos, las semillas, las compañías de medios nacionales e internacionales. Y por otro lado, los campesinos sin tierra con poca tierra y agricultura familiar en general. Y en marzo de este conflicto, nuestro principal enemigo son los bancos y las empresas transnacionales. Lo mismo ocurre con la lucha de clases en contra de nuestros enemigos principales, mientras seguimos luchando por mejorar las condiciones de vida, con nuevos asentamientos, la vivienda rural, luz para cada programa para comprar comida para la CONAB, una nueva etc crédito rural. Estas medidas, mientras que el sector, también ayudan a adquirir fuerza como clase.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...