viernes, 27 de junio de 2014

GUATEMALA: 60 AÑOS SIN LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA

Miguel Ángel Sandoval El 27 de junio de 1954,  Jacobo Arbenz Guzmán renuncio a la presidencia de la república luego de una larga campaña de desestabilización política, una invasión mercenaria desde Honduras, varios días de bombardeos aéreos en ciudades, puertos y lugares poblados, y de una campaña mundial de desprestigio y desinformación, orquestada desde las oficinas del pentágono y la CIA. A ello se sumo la traición de los altos mandos militares. De entonces a la fecha han pasado 60 años y mucha agua paso bajo los puentes,
pero lo real de la historia es que la Revolución de Octubre tiene 60 años lejos de nosotros, pero siempre nos acompaña.
Después de la intervención y la renuncia de Arbenz, se instalo un gobierno llevado por las bayonetas mercenarias y los  bombardeos de aviones proporcionados por el gobierno de Estados Unidos. De eso no quedan dudas. Fue reconocido en las memorias de Eisenhower y años después, Clinton pidió disculpas en Guatemala. Abundante literatura hay al respecto  y los archivos desclasificados arrojan luz sobre este trágico acontecimiento.

Guatemala no se ha podido reconstruir desde entonces. La finca que Arbenz quiso modernizar sigue casi como en ese entonces. Los bolsones de progreso no alcanzan a esconder la marginación de las mayorías, el racismo rampante, la ideología de finca anticomunista, pre moderna. Esa es la absoluta realidad. Ejemplos de ello son los intentos se sofocar las múltiples expresiones sociales de lucha por los elementales derechos democráticos, por la defensa del territorio ante las transnacionales, y muchas otras manifestaciones que apuntan y demandan un mejor país y sobre todo, más justo.

La soberanía que entonces se defendió dio paso a un entreguismo sin nombre, sin vergüenza, sin sentido de país. Es lo que ha ocurrido con el impulso de las medidas neoliberales descarnadas, con la aprobación de contratos mineros, petroleros., hidroeléctricos, portuarios, o tratados comerciales, ajenos totalmente a los intereses nacionales y contrarios a las mayorías, para favorecer a las modernas empresas transnacionales como en esos años la mamita yunai.

Ahora, en el 60 aniversario de la renuncia del presidente Arbenz, un nutrido grupo de intelectuales, activistas y gente de pensamiento democrático se encuentra convocando para un conjunto de actividades de homenaje al proceso social más importante del siglo XX, con una idea, dentro de muchas, que nos recuerda que la Revolución de Octubre tiene muchos días por venir.
En uno de los pocos poemas de Augusto tito Monterroso, decía que en algún lugar, La revolución de octubre estaba  viva. Tenía razón.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...