lunes, 31 de agosto de 2015

Venezuela/Colombia:Desplazados bajo el dominio de la mafia paramilitar

ciudadanos30081511.jpg
La periodista de Telesur, Madelein García, ha contactado algunas familias en la frontera colombo-venezolana, para constatar la situación de los desplazados. El verdadero panorama del narcotráfico, los paramilitares, las extorsiones.


Madelein Garcia Lo primero que me encontré en la invasión fue el despliegue militar y las personas familiarizadas con su presencia. Mi objetivo, constatar cómo estaba la situación la gente a denunciado

 Colombia: Scoperta la fossa comune più grande del continente QUI
supuesto maltrato de mas autoridades. Así que caminé y caminé para escuchar las diferentes voces.

Me topé con una familia venezolana. Me habló de la incertidumbre por la orden del Pdte. Maduro de salir de la zona de seguridad fronteriza. La familia venezolana me contó que estaban hablando para organizarse, para saber que iba a pasar y estaban en conversación con autoridades. Les pregunté si habían sentido maltrato siendo venezolanos o a extranjeros me dijeron que no pero que no debieron abordarlos de 1 día pa otro, sin embargo hablaron de la necesidad de organizar la zona y controlar las irregularidades. No quisieron abordar el tema del contrabando.

Me llamó la atención lo que dijo aquel hombre y seguí preguntando: dicen que por aquí hay paramilitares… casi me tapa la boca, le pregunté porqué hablaba tan bajito y contestó es que aquí hay ojos por todos lados mirando qué hace y dice uno. Casi entre dientes me confirma que hay extorsión. Todos pagan semanalmente una vacuna, 50 bolívares por familia y hay cerca de 4 mil. El hombre miró para los lados y me dijo que no podía hablar más.

Una colombiana se acerca y me dice que quienes están diciendo que los maltratan es una gran mentira:  -yo soy colombiana y me han respetado, dijo. Le pregunté si tenía los papeles en regla me dijo que no y que sabía que le tocaría salir pero, “Venezuela me ha dado todo”. “Lo que no tuve en mi país lo he conseguido acá. Familia, salud, educación. No podemos pagar juntos por pescadores”. Le pregunté por los paramilitares y en eso, se fue retirando, sólo contestó “es secreto a voces pero hay que ser sordo, ciego y mudo”.

En La invasión se respira miedo, se respira terror. La gente prefiere no hablar del tema ‘contrabando y paramilitarismo’. Empecé a caminar junto a la trocha por donde estaban pasando por el río. Pregunté si los estaban obligando a salir por allí. Me contestaron que antes de ser deportados, preferían tomar sus cosas e irse. Me llamó la atención así que insistí, ¿por qué no hacerlo por el puente?, “Nos dieron tiempo sólo para recoger las cosas”, dijeron. Les volví a decir que había una logística para trasladarlos y guardar sus cosas. Un deportado según las leyes venezolanas no puede entrar hasta 2 años después, allí entendí que podía ser una razón de irse por el río. Seguí caminando y me topé con un abuelito, era sobreviviente de la masacre paramilitar de la Gabarra, Venezuela le dio refugio, “Yo vengo huyendo de los paramilitares y estoy en pánico porque veo acá a mis verdugos”. En ese momento, comencé a sentir lo que dijo aquel 1er hombre, habían ojos por todos lados.

Un motorizado pasó varias veces, simuló entrar en una casa y pasó de nuevo, otro salió y comenzó a grabarnos. Pasó otro motorizado, se hablaron y cada vez que pasaban miraban de arriba abajo como grabando el rostro. Entró a una casa humilde y, luego de tomar confianza, pregunté si era normal que te marcarán. “Estamos sometidos aquí hay paracos”, respondieron. Era la segunda voz que escuchaba decir que les cobraban vacuna para la prote, es decir protección para la zona. Frente a mis ojos veo pasar todo el tiempo el contrabando y ¿por dónde pasa? Por el camino que están utilizando para irse a Colombia, pero hay muchos más, hay trochas por todos lados… ¿Puedo grabarte? pregunté. “Tú quieres que me maten”. Sentí que ya debía irme. Volvieron a pasar los motorizados, luego se paró otro con parrillero, manejaba una mujer. También nos grabó.

Desarticular el centro de logística de las mafias y esa estructura paramilitar busca el gobierno con el estado de excepción. Los testimonios fueron claros y confirmaron el modus operandi que emplean los paramilitares en Colombia y aplican en Venezuela. Narro lo que viví en La invasión y termino diciendo lo que subrayó un desplazado “deben acabar con ese cáncer, el paramilitarismo destruye”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...