lunes, 26 de octubre de 2015

Cinturón apretado en Latinoamérica y el Caribe


Autoridades se mantienen alerta: sismo de 3.0 sacudió el estado Sucre (+funvisis)
Orlando Oramas León (PL) La economía planetaria sufre un sesgo recesivo al que no escapan Latinoamérica y el Caribe, cuyas debilidades se exacerban por factores como la baja de los precios de las materias primas, el atraso tecnológico y su dependencia de factores externos. Así lo suscribe el informe sobre la inserción internacional de la región en 2015 presentado en la capital mexicana por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), a cargo de su secretaria ejecutiva, Alicia Bárcena.
El valor de las exportaciones de América Latina y el Caribe disminuirá por tercer año consecutivo en 2015 y se contraerá 14 por ciento, según proyecciones del organismo.

Las fuertes caídas en los precios de las materias primas y una menor demanda internacional por los productos que la región exporta afectaron sus envíos al exterior. Baste decir que el trienio entre 2013 y 2015 fue el de peor desempeño exportador de la región en 80 años.

No es para menos. La recesión es lo que marca el contexto económico internacional e impide la dinamización comercial, apunta Cepal.

Suscribe que el actual ciclo se caracteriza por exceso de liquidez y caída de la demanda agregada. Ello conlleva menor capacidad de los países emergentes para absorber impactos externos como la desaceleración de China, un crecimiento de los activos financieros por encima de la economía real y cambio de signo en los flujos de capitales hacia Latinoamérica y el Caribe.

 La crisis es estructural e impide que el comercio recupere el dinamismo que exhibió en el período previo a la crisis de 2008 y 2009. A ello se agrega que en el área no se cumplieron tareas necesarias como la inversión en nuevas tecnologías e infraestructura, así como en el mejoramiento de los procesos de producción.

La región está en una encrucijada: o sigue en el actual camino restringido por el contexto global, o se compromete por una inserción internacional más activa que privilegie la política industrial, la diversificación, la facilitación del comercio y la integración intrarregional, recalcó Bárcena.

El reporte de la Cepal indica que la caída en el valor de las exportaciones y el deterioro de los términos de intercambio serán más agudos en los países y subregiones exportadoras de petróleo y de materias primas, con contracciones que van desde el 41 por ciento en Venezuela, 30 en Bolivia, 29 por ciento en Colombia, 25 en Ecuador y 22 por ciento en el Caribe, sobre todo Trinidad y Tobago.

Las menores caídas en México y América Central (alrededor de cuatro por ciento) se explican principalmente por su patrón exportador, pues la demanda de Estados Unidos ha sido más dinámica que la de otras regiones.

Además, las exportaciones mexicanas y centroamericanas tienen un alto componente de manufacturas, las cuales no sufrieron caídas de precios tan abruptas como las de las materias primas.

Sin embargo, las exportaciones intrarregionales anotarán una contracción de 21 por ciento, por encima de la caída que espera a las exportaciones extrarregionales. No son mucho mejores los índices de importación, con una caída promedio de 10 por ciento del valor en 2015.

FACTOR CHINO

La desaceleración de la economía china desde 2012 también explica la caída de las exportaciones latinoamericanas y caribeñas, en especial de los países especializados en productos primarios que el gigante asiático importa.

El crecimiento de las exportaciones regionales a China se concentra en los recursos naturales brutos o procesados.

Las importaciones de manufacturas de nivel tecnológico medio y alto desde ese país crecieron más rápido que las exportaciones, lo que generó un saldo cada vez más negativo para la región.

Desde 2014, el valor de las exportaciones a China se ha reducido, debido en gran parte a los menores precios de los principales productos exportados, mientras que las importaciones desde ese país siguen creciendo.

Pese a su aumento, el número de productos exportados por los países de la región a China es muy bajo en comparación con otros destinos tradicionales.

En relación con otros grandes mercados, pocas empresas de la región exportan a China, aunque su número se ha incrementado, especialmente en Chile, Costa Rica, Ecuador y México.

China transita a una economía con más énfasis en el consumo, lo cual representa una oportunidad para Latinoamérica y el Caribe de diversificar sus exportaciones a ese mercado.

Nuestra región podría incluso convertirse en socio estratégico en el sector agroalimentario, pues se espera que Beijing duplique las importaciones de ese tipo de productos hacia 2020, pronostica Bárcena.

Sin embargo, no hay que esperar hasta entonces. Cepal recomienda mayor énfasis en el intercambio dentro de la región, facilitar el comercio para bajar los costos, y propiciar la coordinación y negociación en bloque frente a los grandes apostadores del tablero de comercio mundial

Fuente de Prensa Latina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...