jueves, 1 de octubre de 2009

¡Hambrientos pero muy competitivos!

Miguel Ángel Sandoval
Este miércoles 9.9.09 vi un titular del periódico Siglo xxi donde se afirma que Guatemala, como país, subió cuatro puestos en el ranking de competitividad global. Por supuesto que siguiendo el estilo de alguna prensa nacional, no se dice en que somos competitivos como país, y en que no. Total, para desinformar no hace falta mucha imaginación...

Esto se afirma un día después que el Presidente de la Republica decreta el Estado de Calamidad Nacional por la hambruna o escasez de alimentos, que lo mismo da. Pero esta declaración presidencial viene luego de que por varios días se ha dicho que en el país hay alimentos y en el colmo de la insensatez, un ministro dice que los super están llenos de granos y todo. Lo único que no sé, es si hay muchos supermercados en el corredor seco, menos en la Franja Transversal del Norte o en el valle del Polochic.

Y lo mejor que se le ocurre a este medio es y hablar de competitividad. Habría que pensar en la manera en que se mira desde Jocotán o Camotán la competitividad. Y creo que la gente de oriente pensó que se trataba de ser mejores en hambre, pues no se puede pensar en otra cosa.

Pero no se crea que lo que señalo es por gana de hacer ver mal al Siglo xxi. Se trata de que tanto el medio como sus fuentes viven prisioneras de una visión neoliberal que no les permite apreciar como el mundo da vueltas y como no se puede pensar más tiempo en la competitividad, sobre la base de mencionar como dato positivo que no exista subsidio a la agricultura, y el irrespeto por las leyes laborales. Es ni más ni menos el libreto neoliberal, que por cierto ya fue dejado de lado por los propios EEUU.

En otras palabras, bien puede el país morirse de hambre mientras unos cuantos burócratas o empresarios del desastre, hablan de mejorar las capacidades para ser globalmente competitivos. Hay que tener una ignorancia enciclopédica que ya es famosa en ciertos estratos de las élites, para hacer este tipo de afirmaciones estando en el ojo del huracán del hambre.

Con la declaración de una emergencia nacional se pueden hacer varias cosas, además de utilizar los recursos financieros que facilita la comunidad internacional. Se podría, aprobar de emergencia nacional la ley para el desarrollo rural, la creación de tribunales agrarios, la solución de los conflictos en el campo de manera expedita, la condonación de las deudas que sean impagables, aumentar el salario en el campo, facilitar el crédito productivo agrario, y además, se podría impulsar el arrendamiento solidario para las tierras mal cultivadas o abandonadas por sus propietarios competitivos.
letraconfiloymas.blogspot.com/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...