domingo, 16 de marzo de 2014

Putin: Preservar la identidad es de importancia estratègica

Países euro-atlánticos rechazan sus raíces, negando todas las identidades tradicionales: nacional, cultural, religiosa e incluso sexual
 
"Hoy necesitamos nuevas estrategias para preservar nuestra identidad en un mundo que cambia rápidamente, un mundo que se ha vuelto más abierto, transparente e interdependiente. Este hecho involucra prácticamente todos los países y todos los pueblos, en una forma u otra: ruso, europeo, chino y americano – y las sociedades de casi todos los países. [...] Para nosotros (y estoy hablando de los rusos y Rusia), las preguntas sobre quiénes somos y quiénes
queremos ser es cada vez más importante en nuestra sociedad. Hemos dejado atrás la ideología soviética y no habrá ningún cambio. Los defensores del conservadurismo fundamental que idealiza la Rusia anterior a 1917 parecen ser igualmente lejos de la realidad, al igual que los partidarios de un liberalismo extremo, al estilo occidental.

Es evidente que no es posible avanzar sin valores espirituales y culturales y la autodeterminación nacional. Sin esto, no seremos capaces de resistir los desafíos internos y externos, ni vamos a tener éxito en las competiciones mundiales. Y hoy vemos una nueva ronda de las competiciones. Hoy sus enfoques principales son económico-tecnológico e ideológico-informativo. Problemas político-militares y las condiciones generales están empeorando. El mundo es cada vez más rígido, y a veces no renuncia...
[Cada país] tiene que tener la fuerza militar, tecnológica y económica, pero sin embargo lo más importante que determinará el éxito es la calidad de los ciudadanos, la calidad de la sociedad: su fuerza intelectual, espiritual y moral.

Después de todo, en el crecimiento económico final, la prosperidad y la influencia geopolítica se derivan de las condiciones sociales. Ellos dependen de si los ciudadanos de un determinado país se consideran una nación, en qué medida se identifican con su propia historia, los valores y las tradiciones, y si están unidos por objetivos y metas.

Podemos ver cómo muchos de los países euro-atlánticos en realidad rechazan sus raíces, incluyendo los valores cristianos que constituyen la base de la civilización occidental. Están negando los principios morales y todas las identidades tradicionales: nacional, cultural, religiosa e incluso sexual. Se están aplicando políticas que equiparan las familias numerosas con parejas del mismo sexo, la creencia en Dios con la creencia en Satanás".
se

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...